Portada

STPS CORRUPTA

  • Más de 50 trabajadores petroleros de la Sección 47 protestaron con pancartas en las cuales acusaban a la secretaria e indicaron que no ha habido cambio con la 4T
  • Con una declaración que raya en lo absurdo Kidnie de la Cruz afirma no contar con ninguna propiedad de casas o terrenos, y su único patrimonio es un vehículo del 2008, aunque percibe un sueldo de 800 mil pesos al año

Redacción/Sol Campeche
(Última parte)

Campeche.- La noche del martes 9 de noviembre sindicalizados de las diversas planillas rechazadas se inconformaron en las oficinas sindicales ubicadas en la colonia San Nicolás de Ciudad del Carmen, para pedir que las elecciones que se llevan a cabo para elegir a su nuevo líder sean democráticas y libres.

Cerca de la medianoche, más de 50 trabajadores petroleros de la Sección 47 protestaron con pancartas en las cuales acusaban a la propia STPS de corrupta y de meter las manos a favor de un solo candidato; indicaron que no ha habido cambio con la 4T, y que estas elecciones son exactamente igual a las celebradas hace tres años, por lo que temen que también halla violencia e intimidación por parte de los golpeadores de Víctor Kidnie.

LOS MISMOS DE SIEMPRE

Al eliminar nuevamente a sus adversarios y quedarse con una candidatura única, Víctor Kidnie de la Cruz prepara el fraude electoral que le permitirá mantener el control del gremio petrolero tres años más y de esta forma seguir enriqueciéndose a costa de los trabajadores.

Cabe señalar que Víctor Kidnie de la Cruz ha mantenido el control de la Sección 47 desde el año 2009, más de una década en la cual ha acumulado una serie de denuncias penales que no lo han afectado gracias a su cercanía con el poder político del Estado, pues presumía ser amigo de exgobernadores como Alejandro Moreno Cárdenas, y tener influencias con el entonces fiscal Juan Manuel Herrera Campos.

Durante todos estos años, Kidnie de la Cruz y sus secuaces como Víctor Hernández Colunga han amasado una enorme fortuna en bienes mal habidos, producto de cobros ilegales por venta de plazas y cuotas ilegales a los sindicalizados.

Sin embargo, se han encargado de mentir en sus declaraciones patrimoniales para de esta forma engañar a entidades como la Secretaría de la Función Pública.

El caso más emblemático es el de Víctor Manuel Kidnie de la Cruz, quien opera la Sección 47 como una mafia, al contar con una red de “corredores” que se dedican a cobrar cuotas a los sindicalizados, vender fichas a quienes buscan trabajar en Pemex, además de amedrentar a sus opositores y a medios de comunicación.

Pese a toda la evidencia que documenta su excesivo nivel de vida, en su declaración patrimonial de 2020, Kidnie de la Cruz afirma no contar con ninguna propiedad de casas o terrenos, y su único patrimonio es un vehículo del 2008.

El cacique sindical tiene un puesto en Pemex Exploración y Producción (PEP) de supervisor especialista nivel 29, con un salario de 800 mil pesos anuales. Y mintió ante la Función Pública al señalar que no tiene ningún bien inmueble, únicamente manifiesta contar con un auto de la marca Ford modelo Mustang del año 2008, que presuntamente adquirió hasta 2019 con un costo de 350 mil pesos.

OCULTA ONEROSO ESTILO DE VIDA

Por su parte, su títere, a quien busca imponer nuevamente en la dirigencia de la Sección 47, Víctor Hernández Colunga, también oculta su oneroso estilo de vida.

De acuerdo con los documentos de la Función Pública, Hernández Colunga es gestor de Recursos Humanos en instalaciones marinas de Pemex Exploración y Producción (PEP) con categoría 31, su sueldo anual es de 1 millón 494 mil 871 pesos.

Cuenta con dos casas, una de 134 metros cuadrados y 122 de construcción, adquirida en 2003 por 436 mil 633 pesos; y otra de 526 metros cuadrados pero 615 de construcción, comprada en 2011 por 2 millones 501 mil 41 pesos.

Así mismo, dijo tener dos terrenos, uno con superficie de 2 mil 179 metros cuadrados, comprado en 2011 por 980 mil 577 pesos; y otro de 2 mil 245 metros cuadrados, adquirido en 2012 también por 980 mil 577 pesos, según lo declarado.

Informó sobre tres vehículos de lujo, la primera unidad es marca General Motors, modelo Suburban de 2008 con costo de 100 mil pesos comprada en 2015; una camioneta Chrysler modelo Ram 2500 Crew Cab Laramie 4×2 del 2010, comprada por 437 mil 203 pesos en 2011; y una Toyota Highlander Limited del 2019 comprada ese mismo año por 748 mil 400 pesos.

Hernández Colunga reporta menajes de casa, muebles, accesorios y electrodomésticos por un valor de 150 mil pesos.

Pese a toda su riqueza, sistemáticamente han engañado al gobierno de López Obrador, tanto en presentar sus declaraciones patrimoniales, y ahora en simular que habrá elecciones libres y democráticas en la Sección 47 del STPRM, pero los dados ya están echados para el próximo 16 de noviembre, y sólo hay un jugador en la mesa, el cacique Víctor Kidnie y su títere Víctor Hernández Colunga.