Portada

¡SEGURIDAD HIPOTECADA!

  • El exgobernador Alejandro Moreno Cárdenas endeudó la seguridad pública con un contrato de arrendamiento de las cámaras de videovigilancia que opera el CESP
  • A través de la SAIG se entregaron más de 165 millones de pesos a una sola empresa, Interconecta S.A. de C.V., a la cual se le siguen pagando casi dos millones de pesos mensuales por la renta, pero la mayoría de los aparatos no funcionan

Redacción/Sol Campeche
(Primera de dos partes)

Campeche.- Los negocios turbios del exgobernador Alejandro Moreno Cárdenas siguen afectando a la administración pública aun cuando ya terminó su fatídico sexenio, principalmente en el aspecto de la seguridad pública donde el nuevo gobierno ha descubierto no sólo contratos irregulares en la renta de patrullas y ambulancias, sino también en el arrendamiento de las cámaras de videovigilancia que fueron presumidas como la solución a la delincuencia sin dar resultados.

A finales de octubre la gobernadora Layda Sansores San Román determinó que se inicien investigaciones por los contratos entregados a la empresa Interconecta S.A. de C.V., la cual es la encargada de operar los sistemas de video que son monitoreados desde los C4 por parte del Consejo Estatal de Seguridad Pública, que depende de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal (SSP), pues pese a que se continúa pagando casi 2 millones de pesos mensuales, la mayoría de los aparatos hoy en día no operan.

De acuerdo con lo que declararon en su momento el propio “Alito” Moreno y su sustituto Carlos Miguel Aysa González, se habían instalado en todo el territorio estatal un total de mil 100 cámaras de videovigilancia, que operaban en siete de las 13 cabeceras municipales de la entidad.

SIMULACIÓN EN SEGURIDAD

Sin embargo, con base en la evidencia de los contratos existentes, únicamente se trata de 403 aparatos ubicados en diversos puntos del Estado, y pese a que se anunciaba a cada rato que se adquirían más y más, sólo hubo esos dos contratos en todo el sexenio y un convenio modificatorio, todos entregados a la empresa Interconecta, por un monto superior a los 165 millones de pesos.

El actual dirigente nacional del PRI, “Alito” Moreno, y Carlos Miguel Aysa apostaron todo a la videovigilancia para combatir la inseguridad pública creciente y “para la preservación del orden público”, pero su estrategia para frenar la criminalidad y prevenir delitos en el Estado, no tuvo ningún resultado, pues acorde con las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), en la entidad se incrementaron los hechos ilícitos de narcomenudeo y homicidios dolosos con armas de fuego, así como los robos.

Durante su sexenio todo se trató de una simulación, pues no solamente se rentaban las patrullas y las ambulancias sino también las dichosas cámaras, el primer contrato fue implementado durante 2017, firmado por la Secretaría de Administración e Innovación Gubernamental (SAIG) para el Consejo Estatal de Seguridad Pública con el expediente SAIG-EST-003-17, se trató del arrendamiento de la plataforma de gestión de video VMS (sistema de gestión de video) firmado con la empresa Interconecta S.A. de C.V., la cual pertenece al Grupo Altabrisa del empresario Ricardo Alberto Orrantia Cantú.

CASI 2 MDP MENSUALES

El monto del arrendamiento fue de 116 millones 845 mil 445 pesos IVA incluido, pero al tratarse del arrendamiento de equipo los pagos comprendieron un contrato plurianual por 57 meses, desde agosto del 2017 hasta diciembre del 2021, por lo que se sigue pagando hasta la actualidad 1 millón 900 mil 544 pesos mensuales.

El Gobierno del Estado se encuentra pagando por el licenciamiento del software VMS, puntos de monitoreo inteligente, que son las torres con poste y cableado eléctrico, fibra óptica, puestos de monitoreo, infraestructura de radiocomunicación, y procesadores de imágenes, además de 107 cámaras en el municipio de Campeche con 32 puntos de monitoreo, 92 en Ciudad del Carmen con 30 puntos de monitoreo, 12 en Escárcega con cuatro puntos de monitoreo y 12 en Champotón con cuatro puntos de monitoreo.