Portada

SE IMPONE LA MAFIA PETROLERA

  • El cacique de la Sección 47 del STPRM, Víctor Kidnie de la Cruz, prepara el camino para imponer a su títere Víctor Hernández Colunga, en las elecciones sindicales del 16 de noviembre
  • Eliminaron a las planillas opositoras con la complicidad de los inspectores de la Secretaría del Trabajo, a quienes compraron con lujos, comidas caras y sobornos

Redacción/Sol Campeche
(Primera de dos partes)

Campeche.- Imposición, fraude y violencia se ciernen sobre el gremio petrolero ante las próximas elecciones en todas las secciones del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), ante la incapacidad del presidente Andrés Manuel López Obrador de cumplir con su promesa de garantizar la democracia sindical y erradicar a los caciques petroleros, con los que tal parece que su gobierno, a través del opaco director de Petróleos Mexicanos (Pemex), Octavio Romero Oropeza, parece ya haber pactado.

Claro ejemplo del próximo fraude electoral que se vivirá en las elecciones del sindicato es lo que ha ocurrido en Ciudad del Carmen en las últimas semanas, como sede de dos de las secciones más poderosas y corruptas de todo el país, la Sección 47 controlada por el mafioso Víctor Kidnie de la Cruz, y la 42 bajo el dominio de Luis Gerardo Pérez Sánchez.

Y es que, bajo la complacencia de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), a cargo de Luisa María Alcalde Luján, los caciques locales han sembrado el camino para un fraude institucional electoral, pese a la implementación del método de voto electrónico que supuestamente evitaría que se ejercieran presiones al momento de elegir.

DESCARRILAN CANDIDATURA

La estrategia ha sido descarrilar cualquier opción de inscripción de planillas ajenas a los intereses de los corruptos líderes sindicales locales, esto bajo la complicidad de los inspectores de la STPS, quienes fueron comprados apenas llegaron a Ciudad del Carmen mediante lujos, comidas caras y otro tipo de sobornos en especie que fueron entregados por los representantes de las secciones del STPRM que los recibieron en la isla.

Esta situación desembocó en fuertes protestas afuera de la Sección 47 la noche del martes 9 de noviembre, y se prevé que otros actos de violencia puedan estallar esta semana con la realización de las elecciones el 16 de noviembre.

Con la complacencia de la Secretaría del Trabajo Federal, el líder de la Sección 47, Víctor Manuel Kidnie de la Cruz, ha eliminado a sus competidores por la dirigencia, y le ha allanado el camino a su títere, Víctor Matías Hernández Colunga, para mantener el control del gremio y de las millonarias cuotas sindicales y cobros de fichas para obtener trabajo en las plataformas petroleras.

Esto lo ha logrado al descalificar a las cinco planillas que buscaban terminar con su cacicazgo corrupto, mediante artimañas y con el consentimiento de los inspectores de la STPS, enviados a Ciudad del Carmen por la secretaria Luisa María Alcalde Luján.

Con esto, el líder inmoral de la Sección 47 del STPRM, Víctor Manuel Kidnie de la Cruz, limpió el camino a su títere Víctor Matías Hernández Colunga, en el proceso para elegir al nuevo secretario general.

DENUNCIA EN REDES SOCIALES

El período de registro inició el 4 de noviembre con la emisión de la convocatoria, por lo que seis planillas manifestaron su intención de contender por la dirigencia del Comité Ejecutivo Local de la 47; sin embargo, solamente una fue la que sobrevivió al proceso de registro, esta fue la planilla que impuso el propio Kidnie de la Cruz, que es la encabezada por su émulo, Víctor Hernández Colunga.

De acuerdo con reportes periodísticos locales, los inspectores de la STPS fueron vistos desde su llegada a la ciudad, siendo apapachados por el propio Hernández Colunga y sus secuaces, lo que fue denunciado en redes sociales por los otros aspirantes.

Entre los trabajadores que pretendían inscribirse para contender en la elección, pero que fueron eliminados antes de llegar a la boleta, están Cleotilde López Castañeda, de la Planilla Guinda; Venustiano Ramírez Ortiz, Planilla Revolución Sindical o Transparente; Carlos Joaquín Montejo Vivas, Planilla Blanca; Rosa Isela Cruz, Planilla Azul y Rodolfo Marín Castañeda, Planilla Roja.

La única planilla que fue admitida fue la de Víctor Hernández Colunga identificada con el color Verde.
Tras estos hechos, estallaron manifestaciones afuera de la Sección 47.