Quintana Roo

QUINTANA ROO: TAPA CON BASURA MILLONARIO DESVÍO

*El gobierno municipal de Benito Juárez es el que más caro paga a las empresas por tonelada de basura en América Latina y el Caribe, según fórmulas del BID

*La única razón por la cual María Elena Hermelinda Lezama Espinosa paga grandes cantidades de dinero por recolectar la basura es porque hay un sobre precio que beneficia a funcionarios y empresarios

Redacción/Sol Quintana Roo

Cancún.- La presidenta municipal de Benito Juárez, María Elena Hermelinda Lezama Espinosa, es la que más paga por una tonelada de basura en América Latina, según la estimación de costos de recolección selectiva y clasificación de residuos con inclusión de organizaciones de recicladores del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Y es que con base en la herramienta de cálculo y estudios de caso en América Latina y el Caribe resulta ofensivo para la sociedad de Cancún pagar 730 pesos por tonelada, pues es más del doble de lo que se pagaba en Buenos Aires, Argentina; y Brasilia, Brasil, pues ellos pagan el equivalente a 300 y 400 pesos mexicanos por cada mil kilogramos de desechos.
Según expertos consultados, la estimación de costos de recolección selectiva y clasificación de residuos con inclusión de organizaciones de recicladores del BID es muy precisa y en ella se basa la iniciativa privada para determinar el costo beneficio de sus servicios.

La única razón por la cual el gobierno de María Elena Hermelinda Lezama Espinosa paga esas cantidades de dinero es porque hay detrás un sobre precio, esto con el fin de repartirse más de la mitad del dinero entre funcionarios y empresarios.

Como se recordará, en diciembre de 2020, el municipio de Benito Juárez le adjudicó un contrato por más de 260 millones de pesos a la empresa “Red Recolector S.A. de C.V.”, propiedad de los hermanos Horacio Gumah, Karla Rebecca y Karina Vanessa Guerra Marroquín.

El contrato SIRESOL-DG-CPS-01-21 le fue entregado a la empresa de Monterrey, Nuevo León, bajo el pretexto contrarrestar el estado de emergencia sanitaria que fue declarado el 17 de diciembre de 2020 por el Cabildo de Benito Juárez. Con esa consigna se autorizó el pago de 730 pesos por tonelada recolectada, o lo que es lo mismo más de un millón de pesos diarios.

En su oportunidad, Grupo Sol dio a conocer que el contrato tiene una vigencia del 1 enero de 2021 al 30 de septiembre de 2021, por lo que la compañía ya ha cobrado algunas facturas pese a que a la fecha en las calles se ven montañas de bolsas de basura y desechos regados sobre banquetas y contenedores rebosantes.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) desarrolló una herramienta que tiene por objetivo estimar los costos de esquemas de recolección, transporte, clasificación y embalaje de materiales reciclables con diferentes niveles de inclusión de organizaciones de recicladores (en la recolección y transporte selectivo, por un lado, y en la clasificación, acopio y embalaje, por otro) e identificar los costos e ingresos de estos esquemas.

La herramienta fue diseñada para ser empleada por los municipios (como responsables de asegurar la prestación del servicio y quienes en muchos casos aportan recursos económicos y supervisan la prestación), las organizaciones de recicladores y los prestadores de servicios de limpieza urbana.

La herramienta, además, considera cuatro escenarios que varían según la participación de las organizaciones de recicladores de base. Estos escenarios consideran que la recolección y el transporte son actividades aparte de la clasificación, acopio y embalaje, y que por tanto pueden ser llevadas a cabo por actores distintos.

Los cálculos numéricos establecen los montos sobre el costo-beneficio de las empresas encargadas de prestar el servicio. Utilizando las fórmulas que propone el documento resulta qué en Buenos Aires, Argentina, pagan el equivalente a 300 pesos mexicanos por cada tonelada de basura; mientras que en Brasilia, capital de Brasil, se paga en 400 pesos por cada mil kilogramos de desechos que son levantados por las empresas que prestan ese servicio.

Como se sabe, el gobierno municipal paga 730 pesos por tonelada a la empresa Red Recolector S.A. de C.V., y como se podrá comparar el recurso que se paga en Cancún, la diferencia es abismal. Pero no sólo a nivel internacional, en el mismo municipio la alcaldesa abate su propio récord en el pago de la basura.

A actual empresa la paga el Ayuntamiento 730 pesos por tonelada, según el contrato, pero a Inteligencia México S.A. de C.V., propiedad de su compadre, asesor y amigo Carlos Canabal Ruiz le pagaba a 315 pesos cada tonelada de basura, es decir, más del doble paga ahora.

La trampa se fraguo desde el organismo descentralizado Solución Integral de Residuos Sólidos de Cancún (Siresol) que, junto con la alcaldesa, negociaron con los integrantes del cabildo para adjudicarle fast track el contrato a la empresa regia.

La crisis sanitaria por acumulación de basura tiene diversas vertientes, entre ellas exigencia de la empresa Intelligencia México S.A. de C.V., cuyo socio es el exalcalde de Cancún, Carlos Cabal Ruiz, quien en un principio se jactaba de ser uno de los asesores políticos y de comunicación de Lezama Espinosa. Sin embargo, en apariencia ese idilio se terminó ante la voracidad de una y la negligencia del otro.

Otro de los supuestos es que la presidenta municipal de Benito Juárez estaría simulando un conflicto entre Intelligencia México S.A. de C.V., y la comuna para abrir paso a la simulación de la contratación de Red Recolector S.A. de C.V., propiedad de los hermanos Guerra Marroquín. Todo ello con el fin de allegarse de recursos frescos para la contienda electoral del presente año 2021, ya que la nueva empresa ha sido señalada de apoyar procesos electorales con fuertes cantidades de dinero para luego quedarse con los mejores contratos.

La mecánica del negocio es que la empresa recibirá un millón pesos al día, ya que la tonelada la paga el Ayuntamiento a 730 pesos, es decir, el doble de lo que le pagaba a Inteligencia México S.A. de C.V.”, pues recibía 315 pesos por cada tonelada de basura.
Cabe señalar que en Cancún se genera hasta mil 500 toneladas de basura al día, ello resulta un jugoso negocio para Mara Lezama y Red Recolector S.A. de C.V., quien ya empezó a obtener sus millonarias ganancias. En diciembre se echó a la bolsa 15 millones 750 mil pesos pues ofreció sus servicios en diciembre de 2020.

Fuentes opositoras al servicio revelaron que Horacio Guerra Marroquín, uno de los dueños de “Red Ambiental SA de CV” es señalado de financiar campañas políticas en las entidades donde logra adjudicaciones.

Por su parte, el presidente del Observatorio Quintana Roo, Eduardo Galaviz Ibarra, pidió en diciembre pasado a la presidenta municipal y a los regidores que expliquen el por qué Red Recolector S.A. de C.V. recoge basura sin tener un contrato y sin que se conozcan las condiciones en las cuales se le autorizó operar.

Cabe señala qué en Querétaro, la empresa Promotora Ambiental S.A. de C.V. (PASA) interpuso un recurso jurídico en contra de la concesión que recibió Red Recolector S.A. de C.V., pues considera hubo irregularidades en el proceso.

Hace unos meses, la alcaldía Querétaro emitió el fallo en el que otorgó la concesión por 15 años para que Red Recolector brinde el servicio de traslado y recolección de basura. Al respecto PASA acusó al Comité de Adquisiciones capitalino de favoritismo hacia la ganadora del fallo, pues argumentó que ellos ofrecieron una tarifa de 348 pesos por tonelada de basura, mientras que la firma que tendrá la concesión propuso 463 pesos.
Pese a que PASA le ahorraría al municipio 75 pesos por tonelada, es decir 322 millones de pesos por el tiempo de la concesión, con Red Recolector S.A. de C.V., le va a costar al municipio 240 millones de pesos más.

En Cancún los 14 mil comerciantes que pagan puntalmente el servicio de la basura padecen del conflicto sanitario, pues no se está solucionando el problema de la recoja, pero lo que sí van a provocar es un conflicto mayor.

Ahora, los cancunenses se enfrentan a no solo a la soberbia de la empresa y la presidenta municipal de Benito Juárez, María Elena Hermelinda Lezama Espinosa, sino a la mala calidad de los servicios evidenciados en otras entidades de país.

Además, los trabajadores se encuentran en la incertidumbre de que les sean pisoteados sus derechos laborales y más aún que les reduzcan el salario como lo han hecho en otras demarcaciones. No hay que olvidar que los trabajadores responsabilizan a la presidenta municipal de Cancún de incumplir los acuerdos que les permita mejorar su situación laboral y salarial.