Deportes

NEYMAR: QATAR 2022 SERÁ MI ÚLTIMO MUNDIAL

Redacción/Sol Campeche

El delantero brasileño Neymar da Silva Santos Júnior rememoró una de sus peores pesadillas, se trató del momento y posteriores del rodillazo que le dio Camilo Zúñiga en el enfrentamiento Colombia – Brasil en la copa mundial de fútbol 2014.

A los 86 minutos del partido, disputado el 4 de julio en el estadio Castelao de Fortaleza, el lateral derecho colombiano se lanzó contra la espalda de Neymar cuando recibía un balón a los tres cuartos de la cancha brasileña.

Neymar Jr. salió en camilla del campo y fue llevado al hospital para tratar la fractura de dos vértebras. Así quedó fuera del Mundial y vio el cierre desde su casa, junto a su familia.

“Fue uno de los peores momentos de mi carrera. Me estropeó el sueño de jugar un Mundial, de jugar una semifinal, la final. Cuando me hice daño en la espalda, Marcelo intentó ayudarme a levantarme, pero no podía. Intentaba mover las piernas, pero no podía, no tenía fuerzas para levantarme”.

Su relato fue conmovedor al explicar cómo fueron esos primeros instantes con los médicos en la enfermería del estadio.

“Me llevaron a la enfermería. Quedaban dos minutos para acabar y, allí, en la enfermería del estadio, recuerdo que tenía la pierna doblada y los médicos me la estiraron. Sentí una descarga. No podía mover los pies. Y me puse a llorar desesperadamente”.

El suspenso que vivió Neymar se mantuvo hasta que conversó con su médico.

“Me examinaron y me dijo que tenía dos noticias, una buena y una mala. Le pedí que primero me diera la mala. ‘Estás fuera del Mundial’. Ya llorando le pregunté por la buena. ‘Si hubiera sido 2 centímetros al lado, no volverías a caminar’, me dijo”.

Pero esta lesión no solamente la vivió el astro del fútbol, también lo hizo su familia.

“El momento más impactante fue un día que me desperté en medio de la noche y vi a mi padre llorando a mares. Le pregunté por qué estaba llorando y me dijo: ‘Daría la vida para que pudieras volver a jugar este Mundial, porque era tu sueño y el de esta familia’. Y ahí le dije: ‘No, papá, cálmate, tendremos otras oportunidades de hacer realidad este sueño de jugar un Mundial y si Dios quiere, ganaremos, y yo volveré a jugar al fútbol y a caminar’. Incluso le hice una broma: ‘Al menos volveremos a jugar al fútbol. Tal vez no en el Mundial, pero volveremos a caminar y a jugar al fútbol’”.

El delantero que cumplirá 30 años en febrero de 2022 aseguró que el de Qatar será su tercer y último Mundial. “No sé si tengo la fuerza mental para lidiar más con el fútbol. Lo haré todo para llegar bien, para ganar con mi país, para realizar el sueño que he tenido desde niño y espero poder conseguirlo”, reflexionó.