Narcotráfico

LOS EXCLUSIVOS VIAJES DE SERGIO GUZMÁN

  • El hombre que presuntamente lava dinero para el CDS, comió el Golden Tomahawk, un filete de vaca japonesa, bañado en oro de 24 quilates, que tiene un costo de mil dólares

Corresponsalías Nacionales/Grupo Sol Corporativo

(Tercera y última parte)

Ciudad de México.- Entre sus viajes en total impunidad, están los partidos de las Chivas de Guadalajara, donde sube fotos desde uno de los palcos del estadio Akron, además, una vez que termina, aborda su avioneta a espaldas de dicho estadio.

Fanático del futbol, este 11 de febrero, difundió en su Instagram que se encontraba en el estadio mundialista de Doha, Qatar, donde se dio cita la final del Mundial de Clubes entre el campeón de Europa, Bayern Múnich en contra de los Tigres de México.

El 23 de enero, en plena pandemia de Covid-19, Guzmán viajó a Abu Dabi, Emiratos Árabes, para disfrutar la pelea de la UFC, entre el irlandés Conor McGregor y el estadounidense Dustin Poirier.

Cuando de comida se trata, el dinero tampoco es impedimento, el 28 de enero, acudió al famoso restaurante Nusret Gökce, del chef turco Salt Bae, ubicado en Dubai, donde se acostumbra que a las celebridades se les de la comida en la boca.

Ahí, el hombre que presuntamente lava dinero para el CDS, comió el Golden Tomahawk, un filete de vaca japonesa, bañado en oro de 24 quilates, que tiene un costo de  mil dólares. Para acompañar esa y otras tantas comidas, toma una reserva especial de Champagne Dom Perignon, que ronda los 33 mil pesos por botella.

Para el festejo de fin de año, se fue a altamar en un lujoso yate blanco, en el que se hizo acompañar de más de 15 modelos y cientos de botellas de Champagne Laurent Perrier, que en su versión Premium, cuesta 6 mil 400 pesos cada una.

En repetidas ocasiones, y aunque no expone más detalles, ha viajado acompañado de camionetas blindadas y una escolta de más de tres autos, a China, Cartagena, Colombia, y al Rixos Saadiyat, Island, en Emiratos Árabes, donde una noche en la Villa Ejecutiva tiene un costo de 15 mil pesos mexicanos.

Los tres países, según lo revelado por Vicente Zambada Niebla en el libro El Traidor de Anabel Hernández, el Cártel de Sinaloa, son puntos clave para el tráfico de drogas, lavado de dinero e incluso, son sucursales de narco laboratorios.