Directorio Médico Hoy Escribe

LA COLUMNA MÉDICA DEL SOL

Doctor Kiskesabe/Sol Campeche

COVID-19, el virus del pánico

Es de importancia para quien desee alcanzar la certeza en su investigación, el saber dudar a tiempo. La duda puede hacernos reflexionar y crecer. Aristóteles.

Mi interlocutor cibernético, al igual que muchas personas, continuó con sus puntos de vista, empapados de temor, de dudas, el virus del miedo:

COMENTARIO: “Ya la gente, yo lo digo por mis hermanas todo mundo está con mucho miedo aunque esté encerrado no se sabe ni por donde le va a llegar el contagio por más que se cuide y no creo que termine en muchos meses. Su columna sirve de información y aprendizaje y forma criterios. Yo pienso que tiene que llegar a un máximo de contagios para que llegue la inmunidad de rebaño entre contagiantes y contagiados”

RESPUESTA: Ni duda, estás revelando individualmente el pánico social actual ante la incertidumbre en la evolución y desenlace de este suceso. Yo reflexiono: hay que responsabilizarnos en este momento crítico, cumplir las recomendaciones pertinentes, y en tanto no estemos atrapados por el virus, vivir cada día como si fuese el último de nuestra existencia, conscientes de cumplir con nuestra responsabilidad individual y con nuestros semejantes.

Veo además, que ya estás al tanto de la inmunidad de rebaño o de manada, que forma parte de la naturaleza. La conozco porque me críe en un rancho ganadero, sin vacunas y el hato crecía con los cuidados mínimos. Dejemos y ayudemos a la naturaleza para que cumpla con su cometido natural de vacunarnos y con ello alargar nuestra existencia vital de la mejor manera posible. Y si echamos un ojo a las defunciones en general, todos los días muere más gente por otras causas diferentes a la novedosa cepa del viejo coronavirus.

Siempre hay algo nuevo bajo el sol y no hay de otra, imposible dejar de vivir esas novedades.

MI INTERLOCUTOR cibernético continuó:

COMENTARIO: “Usted es el único médico que tiene una columna y que nos sirve para aprender y formarse una idea de la medicina aquí en poza rica yo creo que sería beneficioso tener conferencias como usted las describe en una forma que el público tuviera una idea clara de saber a qué nos estamos enfrentando gracias Dr. Kiskesabe”.

RESPUESTA: Se dificulta entender y explicar al público, con cierta precisión, la evolución y pronóstico en tiempo y forma, sin causar alarma, pues aunque sabemos a quien nos estamos enfrentando, no tenemos específicamente con que combatirlo.  De ahí lo desesperante para médicos y pacientes, es la sorpresa de ser diferente a otras enfermedades ampliamente conocidas, como la fiebre tifoidea por ejemplo. Así, queda como única posibilidad de tratamiento: evitar lo evitable, en este caso la forma de contagio de persona a persona, aquí entra la sana distancia, sin que esto garantice evitar brotes en regiones distantes, ya que hay muchos factores individuales y en el ambiente imposibles especificar con claridad e imposibles de modificar para evitar al cien el contagio.

No entender lo anterior, conduce a confusión en la información que proporcionan los médicos responsables directos de la atención de esta contingencia, posible confusión en los medios de información al público en general, y confusión de la sociedad al interpretar toda esa parafernalia informativa actual.

Resultado: pánico social, incertidumbre, desconfianza, frustración, desesperación, sentimiento de culpa, de venganza y hasta agresiones, por demás detestables, hacia los profesionales de la salud, que sea como sea, están, no confinados en la cómoda oficina, sino en el frente de batalla, en la trinchera y a bayoneta calada contra la imprevisible evolución de este virus, cuyo origen se presta a fantásticas teorías, aunque la OMS afirma que es natural.