Portada

EL PRI, CAJA CHICA PARA AMIGOS

  • Alejandro Moreno hace y deshace con el presupuesto que le otorga el INE, principalmente en los gastos de viáticos para sus más cercanos colaboradores, quienes derrochan a manos llenas

Redacción/Sol Campeche
(Primera de dos partes)

Campeche.- El exgobernador de Campeche, Alejandro Moreno Cárdenas, ha convertido al Partido Revolucionario Institucional (PRI) en su reino personal donde hace y deshace con el presupuesto que le otorga el Instituto Nacional Electoral (INE), principalmente en los gastos en viáticos para sus más cercanos colaboradores quienes derrochan a manos llenas, pese la crisis en la que se encuentra el instituto político.

Desde su llegada a la dirigencia nacional del partido tricolor, el PRI ha pasado de ser el instituto político con el mayor financiamiento público, a ser un ente “enfermo” con deudas millonarias estimadas en 196 millones de pesos, recursos con los que intenta cubrir los gastos ordinarios del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) dirigido por “Alito” Moreno.

PARTIDO EN PICADA

En los primeros meses de la gestión del exgobernador campechano, en 2019, el PRI presentó un déficit de 23 millones de pesos de acuerdo con los reportes trimestrales del INE.

Aunque el partido de “Alito” desde que inició el sexenio ha ido en picada recibiendo menos recursos año con año, su dirigencia no ha implementado políticas de austeridad. El golpe más fuerte fue tras su debacle electoral en las elecciones del 1 de julio de 2018, el tricolor recibió en 2019 un financiamiento ordinario de 811.4 millones de pesos, 51.5 por ciento menos que los 1 mil 675 millones que había ejercido un año antes.

Asimismo, se han llenado de deudas, en 2019, el PRI adquirió dos créditos, uno por 125 millones y otro por 71 millones 373 mil pesos, ambos con la institución financiera Banca Afirme, S.A., para cubrir los gastos ordinarios del CEN. De acuerdo con la información proporcionada a través de una solicitud de transparencia, estos terminarán de pagarse el 15 de agosto de 2021.

Incluso, este 2021, disidentes priistas en contra de la dirigencia de Alejandro Moreno, aseguraron que el partido estaba en vías de hipotecar sus principales edificios, por lo que se habían realizado avalúos con empresas del ramo financiero.

“ALITO” A LA DEFENSIVA

Esto fue negado por un “Alito” a la defensiva, quien sin embargo reconoció que sí se busca reestructurar las deudas del partido; mediante un comunicado afirmó que sí se realizó un avalúo a sus edificios, pero fue con fines de crédito comercial realizado por la empresa MAF, a solicitud de Banca Mifel, a instalaciones de la calle de Lafragua, en el mes de febrero de 2021,
Moreno Cárdenas se excusó diciendo que no representó de ninguna manera la intención de la actual dirigencia del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Revolucionario Institucional de hipotecar un inmueble para obtener un crédito nuevo.

Insistió en que “dicha acción fue parte de los trabajos que realizó con diversas instituciones bancarias, con el afán de mejorar las condiciones de deuda y mantener la liquidez en las finanzas del partido”, presuntamente.