Locales Portada

DESCARADO Y DESMEDIDO ROBO

  • Tal es el descaro y la prisa por robar el dinero del presupuesto de ProBeis que el gobierno de Aysa González adquirió equipamiento deportivo para iniciar con las clases cuando aún no se cuenta con el edificio
  • El proyecto de las escuelas regionales de beisbol impulsadas por el presidente Andrés Manuel López Obrador es señalado por irregularidades en todo el país

Redacción/Sol Campeche
(Última parte)

Campeche.– Para la segunda etapa se erogaron mediante licitación pública 5 millones 480 mil 668.47 pesos, con el contrato LO-904012996-E64-2020, pero la Seduopi eligió a una de sus empresas predilectas, Maq-Rent Construcciones, S.A. de C.V., la cual tenía como plazo de ejecución del 12 de noviembre del 2020 al 28 de diciembre del mismo año.

El dinero federal se multiplicó para la tercera etapa y en Campeche fue aprovechado por el gobierno de Aysa González, pues se entregaron 39 millones 39 mil 977.43 pesos a la empresa Protección Anticorrosiva del Golfo, S.A. de C.V., esto mediante el contrato SEDUOPI/SSOP/PE/E01/2021.

El plazo de ejecución era del 15 de marzo del 2021 al 23 de junio del mismo año, y se suponía que esta sería la etapa final para tener lista la Escuela Regional de Beisbol, pero no fue así, y el nuevo gobierno de Layda Sansores ha encontrado un proyecto a medias y con múltiples vicios ocultos.

Incluso, a través del Instituto del Deporte del Estado (Indecam), ya se había adelantado la adquisición de equipamiento deportivo para iniciar con las clases, pese a que aún no se cuenta con el edificio.
Aun cuando ni siquiera iniciaba la primera etapa de la construcción, el gobierno de Carlos Aysa se apresuró a gastar el recurso federal, mediante el contrato CA/RF/INDECAM/01/2019 para la adquisición de cascos, bates, pelotas, manoplas y otros equipos a un costo total de 1 millón 880 mil 532.70 pesos, entregados al empresario Edgar Mena Alejandri desde el 6 de diciembre de 2019.

PONCHADOS A NIVEL NACIONAL

Pero estas irregularidades no son exclusivas del estado de Campeche, el proyecto de las escuelas regionales de beisbol es señalado por irregularidades en todo el país.

De acuerdo con la auditoría de cumplimiento 2020-0-11100-19-0116-2021 116-DS, de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), todas las escuelas de beisbol impulsadas por el presidente Andrés Manuel López Obrador a través ProBeis, están cerradas y el equipo que se adquirió para su operación sigue empaquetado.

Las escuelas regionales de beisbol son construidas en Campeche, Jalisco, Quintana Roo y en el municipio de Texcoco, en el Estado de México, pero ninguna se encuentra en operación.

Mientras que el equipamiento que ya ha sido adquirido no se ha inventariado ni se han emitido los resguardos correspondientes, señala la ASF.

Además, el municipio de Texcoco, Estado de México, adquirió bienes por 857 mil pesos, pero éstos no se encuentran relacionados con el objetivo del programa y no se acreditó la existencia de otros equipos por los que pagaron 329 mil pesos.

Las escuelas de beisbol son impulsadas a través del programa Educación Física de Excelencia, a cargo de la Secretaría de Educación Pública (SEP), mediante el Gobierno Federal que impulsa la creación de espacios en donde los jóvenes puedan practicar actividades físicas como beisbol, boxeo y caminata.

En 2020 a este programa se le destinaron 407 millones de pesos y para este 2021 se autorizó un presupuesto de 264.8 millones de pesos.

El gobierno de Campeche firmó en 2019 un convenio con la SEP por 8 millones 575 mil pesos para la realización de la primera etapa de este proyecto. Y en agosto de 2020 se signó un convenio modificatorio mediante el cual el Gobierno del Estado solicitó a la Secretaría de Educación incrementar el “apoyo financiero extraordinario” a 48 millones de pesos, para poder habilitar la escuela regional de beisbol, además de llevar a cabo la detección de talentos, capacitación de entrenadores y promoción de este deporte.

Con esto, en total, sumado el primer convenio y la modificación, el gobierno de Carlos Miguel Aysa González recibió de la SEP un total de 56 millones 575 mil pesos para cumplir con este compromiso, pero no cumplió con su obligación, entregando un edificio a medias y malhecho.