Portada

CORRUPCIÓN NARANJA

  • La nueva alcaldesa no logra sacudirse la sombra de Eliseo Fernández Montufar, pues los negocios sucios del exalcalde pesan sobre la nueva administración, ya que él fue quien decidió los gastos de campaña de Biby Rabelo con el Grupo Jalisco. Busca designar a sus propios directores en las dependencias municipales
  • La campaña de Biby benefició a contratistas predilectos de Eliseo. Desairó a la gobernadora Layda Sansores, pero apapachó a íconos de la corrupción como a la ex gobernadora yucateca Ivonne Ortega Pacheco

Redacción/Sol Campeche
(Primera de dos partes)

Campeche.- El domingo 26 de septiembre Biby Rabelo de la Torre tomó protesta como alcaldesa de Campeche en un acto protocolario que estuvo marcado por el desaire a la gobernadora Layda Elena Sansores San Román, al no invitarla a ella ni a ningún representante del Gobierno del Estado, pues el evento se convirtió en un desfile exclusivo para las figuras del partido Movimiento Ciudadano (MC), bajo la sombra de Eliseo Fernández Montufar, quien pretende continuar moviendo los hilos al interior del Ayuntamiento capitalino, para asegurar que continúen los negocios “naranja” con cargo al erario.

La nueva alcaldesa no ha podido desmarcarse de su antecesor, Fernández Montufar, quien no sólo busca designar a sus propios directores en las dependencias municipales, al reclamar cotos de poder dentro de la administración campechana, sino que también impuso a Biby Rabelo contratos a modo dentro de su campaña, para beneficiar a compañías de publicidad del cártel empresarial de Jalisco, ligadas al gobernador emecista Enrique Alfaro Ramírez, así como a proveedores que apapachó durante los tres años que estuvo al frente de la Comuna.

Cabe destacar que entre el desfile de personajes políticos que acudieron a la toma de protesta de Biby Rabelo se encontraron varias figuras ligadas con la peor corrupción priista, pese a que el MC presume ser un “cambio total”, tal es el caso de la exgobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega Pacheco, quien fue fotografiada con la nueva presidenta municipal y con el candidato perdedor de la gubernatura, pese a que sobre la yucateca pesan serias acusaciones por supuestos desvíos de recursos públicos en la construcción de hospitales durante su gestión en aquel Estado.

GRUPO JALISCO CONTROLÓ LA CAMPAÑA

Tal como ha revelado Sol Campeche, la pasada campaña electoral de Movimiento Ciudadano en los Estados de Campeche, Nuevo León, Chihuahua y Sonora, estuvo controlada por el Grupo Jalisco del mandatario Enrique Alfaro, a través de empresas como Indatcom S.A. de C.V., La Covacha Gabinete de Comunicación S.A. de C.V., y Eu Zen Consultores S.C., las cuales se embolsaron un total de 19 millones 189 mil pesos con los candidatos a gobernador, de acuerdo con el Sistema de Rendición de Cuentas y Resultados de Fiscalización del Instituto Nacional Electoral (INE).

En el caso de la entidad, Eliseo Fernández Montufar entregó 2 millones 951 mil 258 pesos para estas empresas, mediante un pacto con Enrique Alfaro para el control de la publicidad y propaganda en redes sociales; no obstante, el acuerdo “en lo obscurito” también se extendió a la campaña de Biby Rabelo de la Torre.

El control de Eliseo Fernández sobre la campaña de Biby Rabelo fue a tal grado que los contratos fueron firmados por su hermana, Elisa Fernández Montufar, por lo que fue él quien decidió a quiénes iba el dinero público y de a cómo tocaba la tajada.

Información de la fiscalización del INE demuestra que la hoy alcaldesa campechana también pactó con Enrique Alfaro y sus empresas, en el caso de Indatcom S.A. de C.V., con el aviso de contratación FAC13415 por 420 mil pesos para propaganda en internet.

Mientras que a La Covacha Gabinete de Comunicación S.A. de C.V., le entregó 34 mil 800 pesos para la realización de mensajes para radio y televisión, con el aviso de contratación FAC15891.

Dichas empresas han sido señaladas por diversas irregularidades en el ámbito electoral, además de pertenecer a los socios Ismael Sánchez Anguiano, Rafael Valenzuela Cardona y Carlos Delgado Padilla, que han lucrado con el erario jalisciense desde hace varios años de la mano de Enrique Alfaro.

En el caso de Indatcom S.A. de C.V., fue vinculada en 2016 con la filtración de la Lista Nominal de Electores que había sido entregada a Movimiento Ciudadano, por lo cual el INE multó al instituto político con 34.1 millones de pesos.