Narcotráfico Reportajes Especiales

ANHELO DE “EL AZUL” TOMA FORMA EN LA 4T

  • Juan José Esparragoza Moreno siempre buscó la creación de una federación de organizaciones criminales para controlar el tráfico de drogas y acabar con la violencia, algo que se está dando con el actual gobierno que cambio los votos y a cambio le cedió a los de Sinaloa los territorios ganados
  • Durante muchos gobiernos, el Cártel de Sinaloa se ha infiltrado con las figuras políticas del país, desde Carlos Salinas de Gortari hasta el sexenio de Enrique Peña Nieto, sin dejar de lado todo lo que se está viviendo durante este mandato en que se han cambiado las normas desde la presidencia y ahora son “abrazos no balazos”

Ricardo Ravelo/La Opinión de México/Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/Sol Campeche

(Cuarta de seis partes)

Ciudad de México.- Con Enrique Peña Nieto, los líderes de ese cártel –Juan José Esparragoza Moreno, “El Azul”; Ismael “El Mayo” Zambada y Joaquín “El Chapo” Guzmán nunca fueron perseguidos puntualmente, todo lo contrario, se les brindó cobijo oficial. Debido a la presión internacional que ejerció el gobierno de Estados Unidos, en el segundo tramo de ese periodo gubernamental el entonces poderoso líder de ese clan empezó a ser buscado. Fue en 2014 cuando dieron con su paradero y lo encarcelaron en el penal de La Palma, de donde otra vez se fugó con apoyo gubernamental. Se dijo que mandó a cavar un túnel y por ahí se escapó. La realidad es que le abrieron la puerta.

Esparragoza Moreno, “El Azul”, optó por autodesaparecerse: Lo dieron por muerto. Según la versión de su familia, falleció después de sufrir un accidente automovilístico. Pero hasta la fecha ninguna autoridad extranjera ni mexicana ha confirmado que el capo esté muerto. Un dato que nos aproxima a considerar que está vivo es que en el actual gobierno se consolida el proyecto que él siempre anheló: Construir una federación de organizaciones criminales que controlen el negocio del tráfico de drogas en el país, que se pongan de acuerdo en el manejo de los negocios y territorios y que no generen violencia. Todo indica que el gobierno de la Cuarta Transformación consideró viable ese proyecto. Por ello, les concedió los territorios a cambio de que Morena obtuviera triunfos arrolladores, como ocurrió, en la elección del pasado 6 de junio.

Así, el proyecto criminal y político se consolida.

Todo esto viene a cuento precisamente porque el Cártel de Sinaloa ha negociado con todos los gobiernos. Durante el sexenio de Enrique Peña Nieto ese grupo criminal lavó dinero a través de diversas empresas que son investigadas en Andorra, España, junto con el abogado Juan Collado Mocelo, defensor de los expresidentes Carlos Salinas de Gortari y Enrique Peña Nieto, respectivamente.

De acuerdo con las investigaciones realizadas por las autoridades de Andorra, el abogado postulante –quien está preso desde julio de 2019– cobró en ese paraíso fiscal 45.9 millones de dólares de una red empresarial usada por el Cártel de Sinaloa para blanquear fondos, según una denuncia periodística del diario “El País”.

También puedes leer: OVIDIO GUZMÁN, EL INTOCABLE