Internacionales

22 HORAS AL DÍA PERMANECE EMMA CORONEL ENCERRADA EN SU CELDA

Redacción/ Sol Yucatán/ Sol Campeche

EUA.- 22 horas al día pasa encerrada en una celda Emma Coronel, esposa del narcotraficante condenado a cadena perpetua, Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Su abogada ha pedido mejores condiciones de confinamiento para su clienta ya que los empleados de la prisión sólo sacan a Coronel de la celda en la madrugada para ir a un “saloncito interior” del centro de detención en Alexandria, en el estado de Virginia. Sólo pasa un par de horas en ese saloncito, añadió Mariel Colón.

Coronel, de 31 años, fue detenida en febrero en el aeropuerto Dulles International, a las afueras de Washington DC. La esposa de “El Chapo”, que es ciudadana estadounidense y mexicana, está acusada de participar en una asociación ilícita para traficar cocaína, metanfetaminas, heroína y marihuana. Estados Unidos la acusa además de haberse unido a otros para ayudar a Guzmán a escapar de la cárcel del Altiplano, en Almoloya de Juárez, México, en julio de 2015.

Coronel no comparte celda con otras presas, dijo Colón, quien no respondió preguntas sobre si habla a menudo por teléfono con las dos hijas gemelas que tiene con Guzmán.

“Solamente sale de su celda cuando la sacan al saloncito interior. Más nada. Desafortunadamente no ofrecen, no hay, actividades disponibles para que se pueda distraer”, dijo Colón. “Lo único que puede hacer mientras está adentro de su celda es leer”.

En marzo pasado, la abogada de Coronel Aispuro confirmó que la mujer del Chapo ya se había podido comunicar con sus dos hijas gemelas, María Joaquina y Emali Guadalupe.

Si Emma Coronel es declarada culpable, pagaría un mínimo de 10 años en prisión y una sentencia máxima de cadena perpetua, además de una multa de hasta 10 millones de dólares.

Coronel y Guzmán se casaron en 2007, cuando ella tenía 18 años y él tenía 50 y era uno de los narcotraficantes más poderosos del mundo. Coronel acudió cada día al largo juicio de Guzmán en Brooklyn, Nueva York, a fines de 2018 e inicios de 2019, durante el cual fue el foco de las cámaras cada vez que entraba y salía del edificio.